Registrar una marca

Registrar una marca

3 cosas imprescindibles para registrar una marca en España

 

  •  1

Aunque llevar a cabo una investigación exhaustiva de marcas anteriores requiere experiencia y puede ser una tarea laboriosa hay un primer paso gratuito y muy sencillo al alcance de todos que por tanto nadie debería pasar por alto cuando piensa en registrar su marca en España: Hacer una búsqueda previa de la marca aquí.

Es muy probable que aparezcan numerosos resultados que parezcan preocupantes, pero lo importante es que no aparezca ninguna marca igual o muy similar a la nuestra para los mismos productos o servicios que los nuestros.

La razón es que una marca no ampara necesariamente todos los productos y servicios del mercado, sino solo aquellos para los que concretamente se registra, y es importante saber que se admite la convivencia de marcas que sean incluso iguales a otras, si cada una se aplica a productos y servicios distintos y no cabe confusión para el público.

Y si los resultados de este primer paso son aparentemente favorables no es que ya tengamos una garantía total de que nuestra marca va a concederse sin problemas, pero si nos va a permitir descartar marcas que sean claramente inviables porque existe otra anterior idéntica o demasiado parecida, y de esa forma no desperdiciaremos esfuerzos ni recursos en intentar registrarla, ni, lo que es mas importante, en promocionarla y comercializarla incurriendo en riesgo de tener que retirarla después.

 

  • 2

Si el primer paso ha sido aparentemente favorable, sigue siendo recomendable hacer otras comprobaciones complementarias antes de decidirse a registrar y utilizar una marca,  y es comprobar que el nombre de dominio de internet que coincide con nuestra marca esta libre; por dos razones:

La primera es que así podremos registrar el nombre de dominio al mismo tiempo y usarlo para dar a conocer nuestra marca de una forma más consistente.

La segunda es que si otra persona o empresa tiene registrado un dominio que coincide con nuestra marca y lo utiliza para sus propios fines podrá crear confusión con nuestra marca en el futuro. Y aunque un nombre de dominio no será obstáculo al registro de una marca, si puede ser un indicio de que el propietario de ese dominio puede tener una marca, una sociedad, o al menos una actividad empresarial asociada a esa denominación, lo cual si que puede convertirse en un inconveniente práctico de futuro.

Por tanto, y aunque esta cuestión del nombre de dominio no es tan determinante para tomar la decisión de registrar una marca o modificarla como sí lo es la que hemos explicado en el punto 1 anterior, sí que es un factor a tener en cuenta y por lo menos conocerlo antes de registrar una nueva marca.

 

  • 3

Y por último, aunque no es totalmente imprescindible, los expertos en marketing coinciden actualmente en señalar que la situación ideal o preferible para cimentar el éxito de una nueva marca pasa por la coincidencia de marca registrada, nombre de dominio, y razón social.

Por tanto, en los casos en que se vaya a constituir una sociedad para comercializar los productos o prestar los servicios objeto de una nueva marca, es interesante por muchos motivos que la razón social coincida con nuestra futura marca corporativa, por lo que conviene comprobar al menos en el Registro Mercantil si está disponible o por el contrario ya está registrada dicha razón social. Puede hacerse aquí.

Igual que sucede con el nombre de dominio, pasar por alto la existencia de una sociedad que se denomine igual o de modo muy similar a nuestra futura marca, especialmente si su actividad está relacionada, puede implicar conflictos potenciales inesperados cuando comencemos a utilizar nuestra marca si el titular de la sociedad anterior considera que interfiere con su negocio, y esto es algo que podemos evitar o por lo menos deberíamos conocer a priori para poder tomar mejores decisiones.